Saltar al contenido
PLANTAS EXOTICAS

Flor Murciélago

Una de las plantas más fascinantes de la botánica y que a la misma vez es una de las más extrañas y curiosas por su aspecto es la Flor Murciélago, destaca por sus características un poco raras que la hacen ver como un murciélago. Estas se pueden encontrar en diversos tamaños de hojas y con las flores de color blanco, negro y morado en distinta intensidad.

Esta planta herbácea nativa de la India y de las zonas tropicales al sur de Asia lugares en donde más se ven, también es conocida como Flor del diablo, Bigotes de gato o por su nombre científico Tacca Chantrieri. Acostumbra a nacer en climas fríos, porque les gusta los lugares con temperaturas no menor de los 13 ºC y muy húmedos.

Característica de la Flor Murciélago

Esta es una de las plantas que no llega a tener más de 70 centímetros de altura, posee tallos muy cortos del que nacen ciertos tallos horizontales, a los cuales le salen hojas elípticas con un brillante, pero oscuro color verde. El escapo floral de esta planta posee cuatro hojas pequeñas ovaladas de color morado oscuro, dos de estas son más grandes.

Estas hojas son las que le dan el aspecto como de alas, y justo en el centro nacen ramas finas que cuelgan como bigotes, pero también posee 6 tépalos petaloides del mismo color morado y con filamentos cortos y anteras amarillentas; son aspectos que la hacen ver tan peculiar, además que es llamativo que la planta pueda tener a veces un olor a carne descompuesta.

Las características de la Flor Murciélago pueden llegar a ser desagradable y no del gusto para algunas personas, aunque para otros es una planta hermosa que sirve para decorar ciertos espacios.

¿Cuál es la maceta adecuada para plantarla?

Para poder plantar la Flor Murciélago es primordial escoger la del tamaño más adecuado para que esta pueda crecer sin problemas, por lo que es necesario plantarla en un macetero que sea hasta dos veces más grande del tamaño que posee la mata, se recomienda que sea de uno 20 cm de alto y con una anchura que permita manipularla.

Y es también fundamental que a la maceta se le abran algunos orificios en la parte inferior para permitir el drenaje y aire en la parte de abajo. Sin embargo, como esta planta es muy delicada requiere ser cambiada de maceta cada dos años, para mantenerse viva.

Aprende a cómo plantarla y cuidarla correctamente

Para poder cultivar la Flor Murciélago de la manera correcta es fundamental que tomes en cuenta estos aspectos, esta planta necesita un suelo siempre húmedo pero no muy exagerado, porque no soporta el encharcamiento. También necesita estar en un ambiente con una temperatura mínima de 13 ºC y que no supere los 30 ºC.

Si tienes las semillas o la planta cultivada colócalas en suelo que posea una mezcla de fertilizante de orquídeas, con turba y un 10% del todo sea de arena (las semillas a 5mm de profundidad). Esta planta necesita tener buena iluminación, así que debe estar en un lugar donde pueda recibir luz solar, pero no de manera directa; o cultivada en invernaderos cálidos sin corrientes de aire.

1) El regado ideal

La Flor Murciélago no es igual que la mayoría de las plantas que necesitan ser regadas constantemente, solo precisa el riegue de agua unas dos veces semanal, no requiere una cantidad de agua muy exagerada, solo le hace falta un suelo húmedo y tiempo para drenaje. Los días de riegue no deben ser muy seguidos.

Sin embargo, durante la temporada de invierno no requiere ser regada ni fertilizada, para que esté en un periodo de inactividad, debido a que si en invierno se continúa regando la planta se marchitará. Puedes colocarla en un lugar cálido y oscuro durante esta temporada.

2) Cuidados

Para que la planta se mantenga en crecimiento constante y este muy bonita se recomienda que con un atomizador se fertilice mensualmente con un tipo de abono foliar. Y chequear cada cierto tiempo si requiere cambio de maceta.

Reproducción de la Flor Murciélago

Las semillas de esta planta duran en germinar de uno a nueve meses, su crecimiento es muy lento, podrían pasar tres años para verla florecida.